language COL arrow_drop_down

Gabriel García Márquez y otros autores y sus obras póstumas en la literatura

La obra póstuma de Gabriel García Márquez, ‘En agosto nos vemos’, se estrenará este miércoles, cuando se celebra también su natalicio.

  • Gabriel García Márquez nació el 6 de marzo de 1927, en Aracataca, Magdalena. Foto Colprensa.
    Gabriel García Márquez nació el 6 de marzo de 1927, en Aracataca, Magdalena. Foto Colprensa.
05 de marzo de 2024
bookmark

Falta apenas un día para uno de los lanzamientos más esperados del año en el mundo: el estreno de la novela póstuma de Gabriel García Márquez, ‘En agosto nos vemos’. Una novela inédita del Premio Nobel colombiano que será lanzada el día de su natalicio y a pocas semanas de cumplirse los diez años del fallecimiento del escritor en su residencia en Ciudad de México.

Los lectores del mundo la esperan con ansias. La historia de obras póstumas está llena de grandes aciertos que se convirtieron en clásicos universales de la literatura, aunque otras, dejaron en evidencia la razón por la cual sus autores habían tomado la decisión de no publicarlas en vida, al considerarlas una pieza menor a lo desarrollado a lo largo de su obra.

Lo cierto, independiente del caso, es que suelen ser unos verdaderos éxitos en ventas, pues resultan ser obras indispensables para aquellos que han seguido fielmente las creaciones del autor fallecido.

Ahora ocurre con Gabriel García Márquez, pero también sucedió con José Saramago y Manuel Vázquez Montalbán, por mencionar solo algunos.

Qué hubiera sido de los lectores de Franz Kafka, si su editor Kurt Wolff y su amigo Max Brod hubieran seguido los deseos del autor y quemar todos sus manuscritos tras su muerte por tuberculosis a la temprana edad de 40 años.

Gracias a que desconocieron los deseos de Kafka, millones de lectores de todas partes del mundo, por décadas, han podido conocer obras maestras como ‘El Proceso’, ‘El Castillo’ y ‘Amérika’.

Un caso contrario le ocurrió a John Kennedy Toole, quien se dio por vencido al intentar que alguna editorial publicara ‘La conjura de los necios’. Tras varios años desde su fallecimiento, una pequeña editorial decidió lanzar una pequeña primera edición, y con el tiempo se transformó en todo un clásico.

Una misteriosa enfermedad se llevó a la edad de 41 años a Jane Austin en 1817, autora de clásicos como ‘Orgullo y prejuicio’, originalmente publicada de manera anónima, mientras que ‘La abadía de Northanger’ y ‘Persuasión’ fueron sus dos obras publicadas de manera anónima.

Otro de esos casos es el de ‘El primer hombre’ de Albert Camus, publicada tras su fatal accidente automotriz. Pasaron 34 años desde su muerte, hasta que su hija decidió permitir su publicación.

Un caso similar ocurrió con el escritor ruso Vladimir Nabokov, quien llevaba cerca de 30 páginas manuscritas cuando la muerte se interpuso. Él había dejado instrucciones a su esposa para que dichas páginas fueran destruidas, pero ella las conservó, y fue su hijo quien decidiera, hace 16 años, publicarlas bajo el nombre de ‘El origen de Laura’.

A la temprana edad de 50 años, falleció el escritor y poeta chileno Roberto Bolaño, quien alcanzó a dejar una novela para que fuera publicada tras su muerte, ‘2666’, que, para la crítica y muchos de sus lectores, es su obra mayor.

Justo en la mitad de la escritura quedó Charles Dickens con su obra ‘El misterio de Edwin Droop’, su decimoquinta novela. Al dejarla inconclusa, por décadas los críticos y estudiosos de sus obras han intentado resolver los misterios que en ella se plantea.

Sin olvidar todo el fenómeno que se ha generado desde hace más de 75 años con el libro El diario de Ana Frank, aquel testimonio de la niña alemana de ascendencia judía, que dejó constancia de los casi dos años y medio que pasó ocultándose en la ciudad de Ámsterdam. No para de editarse en distintos idiomas, además de publicarse una gran cantidad de ensayos e investigaciones en torno a la historia que desde el escondite narra una pequeña niña, mientras que el mundo sufría los peores días de la Segunda Guerra Mundial.

Hace cinco años, pocos meses después de su fallecimiento, se publicó lo que la crítica ha denominado el testamento literario de Sam Shepard, ‘Espía de la primera persona’, en la que se puede sentir todas las sensaciones que una persona puede llegar a vivir, al saber que la muerte se encuentra cercana.

Ahora será el turno del escritor colombiano Gabriel García Márquez.

Te puede interesar

El empleo que busca está a un clic

Las más leídas

Te recomendamos

Utilidad para la vida

Regístrate al newsletter

Acepto el tratamiento y uso del dato Personal por parte del Grupo EL COLOMBIANO*